Capítulo Provincial
Provincia Nuestra Señora del Rosario Ávila 2017


Crónicas



Terminan las sesiones del Capítulo

14/8/2017 Foto oficial de los Capitulares

Las sesiones de la Asamblea concluyeron el sábado 12 de agosto avanzada la tarde con la alegría de haber hecho un buen trabajo y haber elegido a los Definidores para que en conformidad con las Constituciones legislen cuanto se ha definido en la Asamblea. Estas son las Comisiones creadas al principio de las sesiones del Capítulo:

  • Identidad y Misión
  • Vida Común y Gobierno
  • Formación
  • Estudio y sus Desafíos
  • Nuevas Misiones
  • Administración Económica
  • Estatutos de la Provincia

Terminadas las sesiones de la Asamblea los Capitulares no elegidos para el Definitorio salieron para sus casas o comunidades. Algunos se dirigieron a Salamanca, otros a Segovia.

El lunes sólo los Definidores y los Actuarios junto con el P. Javier y los hermanos no españoles permanecían en Ávila.

La Eucaristía estuvo presidida por el P. Athanasius Chen quien en su homilía nos invito a valorar el silencio como medio para escuchar la Palabra de Aquél que nos ha llamado a seguir sus huellas. Terminada la oración de la mañana alguno de los Capitulares salieron para el Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Portugal.

Los Definidores abordaron durante el día de hoy los Estatutos de Provincia, la Identidad y Misión de la Provincia, Vida Común y Gobierno, el Estudio y sus desafíos y la Administración Económica y adoptaron algunas decisiones como elevar la Casa de la Santísima Trinidad en Roma a la condición de Convento; la supresión de la Casa de Santa Rosa en Caracas (Venezuela) y la reducción del Convento de Fray Bartolomé de las Casas a la condición de Casa.

Los Definidores cambiaron además impresiones sobre algunos posibles nombramientos que tradicionalmente se hacen en el Definitorio sin finalizar los nombramientos ya que tendrán que tener en cuenta todos los nombramientos. También se aprobó que los Promotores de Justicia y Paz, de Promoción Vocacional y Familia Dominicana no sean Oficiales de Provincia sino de Vicariato, teniendo en cuenta el pluralismo y la diversidad de la Provincia, sujeto a la aprobación del Maestro de la Orden con su Consejo.

El Cronista



Al pisar se verá el mosto

12/8/2017 Capitulares trabajando en una reunión

Me lo recordaron: “Finis operis et finis operantis”. Y el axioma aquel me volvió a oler a arcaico, a escolástica o a reminiscencias de otros tiempos.

Entonces no lo entendí del todo muy bien, pues hacía mucho tiempo que no lo había oído. Hoy, sin embargo, sé que hace referencia a la caducidad de las cosas y de la vida. Y es que en nuestra vida todo empieza y todo termina, naturalmente después de desarrollarse y de crecer.

Así ha sucedido con el Capítulo Provincial, que por suerte o desgracia un día empezó y otro acaba de terminar. En el ínterin se legislaron cosas, muchas de ellas intranscendentes y otras muchas muy valiosas y de un gran trasfondo social y teologal. Se regularon temas, se circunscribieron y se amoldaron a normas concretas, fueron señalamientos, orientaciones y caminos a recorrer. Unos caminos que ciertamente no son fáciles y es que en la vida nada hay fácil.

Hace algunos años la Provincia comenzó a transitar por los caminos de la internacionalidad y de la interculturalidad, que unidos a caminos típicos de siempre de la Orden le ha llevado a lo que ahora es. Es decir, algo único en la Orden de los Dominicos y reflejo claro a imitar. Antes la Provincia, como todas las Provincias de la Orden hundieron sus raíces en la mendicidad y en la itinerancia. Hoy día la Provincia de Nuestra Señora del Rosario matiza estas raíces y da a la vida religiosa un sentido nuevo a través de la centralización de su economía y de la no-territorialidad, abriendo caminos en otros países y en otras culturas.

Originalidad y novedad. De hecho, aquí en el Capítulo, hubo frailes de aquí y acullá, como diría el clásico, con juventud a raudales y optimismos nuevos… ¿Sería presuntuosa decir que este Capítulo de Ávila se caracterizó por lo novedoso?

- Por lo novedoso y también por lo viejo, ¿no te parece?...

- Sí, claro; ahí está la gracia.

Por eso he titulado este artículo con una sentencia del mundo agrícola “al pisar se verá el mosto”. Y es que estoy convencido que la uva sólo tiene esencia de uva si saca buen caldo, buen mosto. Y eso sólo se sabe después de pisar las uvas en el lagar…

- ¿En el lagar de la vida?

- Exacto.

La evocación tenía reminiscencias del ayer, cuando se pisaba la uva con los pies descalzos, varias veces y muchas veces cantando al lado de los amigos o familiares.

Por ahí tiene que ir la Provincia - pienso yo - a partir de ahora. Las cepas ya están sembradas y las uvas maduras. Sólo se necesita ahora pisarlas y estrujarlas, pero con los pies descalzos, como los itinerantes, por los caminos de ultramar.

Fr Isidro Rubio, OP



A modo de ensayo

10/8/2017 Comision de trabajo reunida

Dos días después…

Ayer no escribí la crónica por falta de tiempo y hoy no me gustaría hacerlo porque me encuentro atiborrado por la cantidad de acontecimientos y los temas de los días pasados. Ayer y hoy. Dos días unidos por unos mismos programas y unas mismas actividades. En ambas se debatieron, en sesiones generales, los trabajos que habían estudiado días atrás las diferentes Comisiones Provinciales, tales como los Estatutos de la Provincia, el Estudio, la Formación… Y fueron tantas las cosas que se dijeron y los artículos que se formularon, que de verdad han atiborrado mi mente…

Por eso rehuyó escribir una crónica. Prefiero hacerlo a través del ensayo.

Recuerdo que hace muchos años un profesor de la Universidad de Valladolid: “no es bueno que intentes definir nada, pues toda definición lo único que hace es esclavizar, constreñir y delimitar… No me explico más. O si me lo explico hoy ya no lo recuerdo. Hoy estoy convencido que las cosas, los conceptos, los hombres y los hechos en general son mucho más que lo que decimos de ellos. En toda definición hay mucha ambigüedad, bastantes limitaciones y muchas inexactitudes…

Hoy y ayer, ¿cuántos temas, asuntos y situaciones habremos articulado? ¿Cuántos? ¿Tantos como los que encontró Jesús cuando aterrizó en Palestina? Jesús se encontró con 613 mandatos exactamente. Era la Torá mosaica. Todo un bagaje de concreciones, matizaciones y de malicia. Nosotros ayer y hoy no creo que superáramos esa cantidad, pero anduvimos muy cerca.

¿Qué hacemos, entonces, con tantas leyes y regulaciones? ¿Podremos estrujar las vidas, las inquietudes, los proyectos y el devenir de los frailes? ¿Dónde está la libertad y la creatividad? Jesús repudió todas esas normas que según Él esclavizan y optó por una sola ley: “amar a Dios y al prójimo”.

Yo sé que todo lo que hacemos estos días – ayer y hoy – no lo hacemos por malicia, como los judíos que intentaban someter y esclavizar al Pueblo de Israel. También sé que lo hacemos para aunar y organizar. Pero qué difícil es aunar a unos frailes tan dispares y a unas culturas tan diferentes… En la vida, y en la vida de ahora todo es diferente. Cada día más por eso nuestra barca se suele encallar. Yo creo que no solo en la arena de la vida, sino en las arenas movedizas del lenguaje. Así de sencillo.

Las palabras y el lenguaje en general juegan con muchas acepciones, significados y connotaciones. Las palabras son símbolos que los hombres empleamos para comunicarnos y para darnos amor, perdón y servicio. Todo lo demás son perífrasis de nuestra vida.

- ¿Te estás refiriendo a los idiolectos de los hombres? – me preguntaron.

- Sí, claro; a eso y a la educación lingüística, especialmente a la educación sintáctica.

No quise decirle que yo también me refería a la comunicación en sí misma. No nos entendemos porque no nos comunicamos. ¿Hablamos el mismo lenguaje, tenemos el mismo código? Yo creo que sí. Ayer y hoy todos intentábamos mejorar nuestras vidas dominicanas y nuestra expansión misionera y nuestros ideales de santidad… Pero no estábamos usando el mismo canal lingüístico, y si lo usábamos unos empleábamos el lenguaje denotativo y otros el connotativo. Por eso la comunicación se interrumpía a menudo y no nos entendíamos.

El lenguaje denotativo sirve para legislar y el connotativo para embellecer y adornar. Y esos días – ayer y hoy – estábamos legislando…

- ¡Qué mal suena eso de legislar!...

- Ya lo sé; y sé también que a nadie le interesa hoy someterse, supeditarse y ser uno del montón…

Hoy día, todo suena mal. Hasta el clamor por un mundo mejor y por una Orden más perfecta y profética. Naturalmente comprendí y me di cuenta enseguida que allí, en aquel grupo de 35 dominicos que llevaban varios días reunidos en Consejo Provincial había frailes de varias edades, de varios países y de varias culturas. Se hablaban simultáneamente dos lenguas, pero detrás de ellas estaban 35 idiolectos y muchas, muchísimas connotaciones que iban y venían según fluyera el viento y la marea.

Fr Isidro Rubio, OP



Un Santo a medida

8/8/2017

El interlocutor se me había ido esta mañana de mi lado. Se fue, según me dijo, para hacer una diligencia. Y uno que sabe que esa expresión lingüística venezolana responde pero no contesta entiende rápidamente que lo que pretende decir es que no quiere decirnos sus intenciones concretas.

Y que conste que le agradecí que me dejara en paz. Llevaba varios días perturbándome con sus preguntas inoportunas…

Se fue, una mañana
entre oropeles de luz
y flores blancas.
Se fue, se fue
porque no quería decir nada

Me quedé solo, arropado, eso sí por unos compañeros que pensaban y sentían lo mismo que yo y que hablaban de unos mismos ideales.

Me quedé solo varias horas, hasta que el viento que se había colado por las rendijas de las ventanas y la luz que desteñía poco a poco los contornos del Valle Amblés me recordaron que dentro de poco íbamos a celebrar la fiesta de Santo Domingo de Guzmán y la toma de posesión del recién elegido Provincial.

Sonaron entonces las campanas de la Iglesia. Era la hora de la Misa y la hora de la entronización del nuevo Provincial.

- ¿Estará bien eso de “entronizar” o habrá que usar otro vocablo?

Yo estoy seguro que no, pero como no estaba a mi lado el interlocutor no tuvo tiempo de corregirme porque en aquel momento entraban los concelebrantes en la Iglesia de dos en dos, todos de blanco y todos muy concentrados. El P. Olmos dirigía los cantos. Y las canciones eran del P. Vicente Muñoz.

Presidió la Misa un fraile franciscano. Así dictaba la tradición. Y ese franciscano predicó bien y se había preparado concienzudamente en la historia de Santo Domingo y en su vida apostólica fundacional. Terminó explicando lo que el Evangelio del día insinuaba: “Todo dominico tiene que ser sal de la tierra y luz del mundo”. Y tiene que diluirse y aniquilarse después de sazonar e iluminar.

El P. Solís tomo posesión después, siguiendo el rito de la ocasión. Un rito que para mí fue novedoso pues nunca lo había visto. Y me impresionó por su carga referencial… Recordé entonces mis prédicas en Venezuela cuando decía que el verdadero católico fundamenta su fe en tres pilares: la Palabra de Dios, el Magisterio y la Tradición. Sobre los tres hizo juramento de fidelidad el nuevo Provincial.

Las palabras del P. Solís al final de la Misa fueron valientes, comprometidas y esperanzadoras: “Hay que cumplir lo que somos, vivir lo que prometemos y entregarnos a lo que hacemos”. Dio gracias al P. Javier González por sus años de Provincialato y a todos nosotros por su confianza en él.

Entonces, casi sin darme cuenta apareció a mi lado en la Iglesia el interlocutor y me dijo:

- Chico, que te estás yendo por los cerros de Úbeda. ¿No es hoy el día de Santo Domingo? No te diluyas en otras cosas…

- Sí, tienes razón. Hay que pensar en el santo a nuestra medida.

Fr Isidro Rubio, OP



Buenos enólogos

7/8/2017 En el comedor

Ayer el convento de Santo Tomás se quedó vacío. Aunque bien vistas las cosas un convento de esas dimensiones es difícil que se quede vacío con su ir y venir continuo de turistas, de residentes y de fieles devotos.

Ayer fue domingo y los capitulares dejamos de trabajar y nos fuimos a descansar a descubrir lugares nuevos o simplemente a evocar. Yo me fui a evocar mi infancia, mis primeros albores sacerdotales y mis primeros pinitos apostólicos.

Es bonito evocar, sobre todo cuando se hace en Valladolid, en Arcas Reales. Yo recordé mis años de bachillerato, mis veinte años de formador y mis primeros destellos de sacerdote…

Pero un día, como tantos otros, volé. Y allí se quedó el colegio, ahora muy mejorado y muy esclarecido.

- El colegio está igual que cuando estuve yo – solían decir los antiguos alumnos cuando venían a visitarnos.

- ¿Qué quieres entonces – les decía – que lo cambiemos de lugar y de dirección?

No, el colegio no está igual. Está mucho mejor en su planta arquitectónica y deportiva. Y está más limpio. Y más ordenado. Lo que ha cambiado han sido sus moradores, que han envejecido, se han ido o se han muerto. Yo me encontraba entre el segundo grupo. Pero de eso hace ya muchos años.

Esto fue lo que sucedió el pasado fin de semana.

Hoy, lunes, se reanudaron los trabajos de las comisiones y se abrieron los consejeros a la fuerza del Espíritu con una Misa presidida por el Padre Jesús María (Chusmi) y el Padre Mariano. Los dos dieron gracias a Dios por sus bodas de plata sacerdotales y nos comunicaron sus emociones, sus esperanzas e ilusiones.

A las 9:30 exactamente empezaron a trabajar las comisiones y a deliberar sobre los grandes cambios. Pero yo sé que los grandes cambios no nacen de las grandes reuniones, sino de los grandes procesos. Y estos a su vez nacen de los cambios de vida y del devenir mismo de esa vida…

- ¿Lo dices por los temas que ahora estáis tratando?

- Pues sí, también lo digo por eso.

El interlocutor aquel me hizo recordar lo que las mesas de trabajo aquellas intentaban solucionar. Y me dijo también algo que yo muchas veces había oído…

- La mies es abundante y los obreros pocos, amigo.

- ¡Caray con la mies…! ¡Siempre con el mismo símil y la misma parábola! ¿Y por qué no dices que debemos ser buenos viñadores?

Entonces él me explicó lo que yo ya sabía desde mis orígenes campesinos y desde mis estudios semióticos. Una cosa es ser buen sembrador y otra ser buen viñador; una cosa es llegar a hacer buen pan y otra es llegar a hacer buen vino…

- ¿Hay muchas diferencias?

- Muchas.

Entonces me explicó siempre con lamentos sagrarios, que hacer pan conlleva sembrar, cultivar y elaborar el trigo, mientras que hacer el vino conlleva además de todo eso elaborar el vino y tecnificarlo…

- ¿O sea, que hay que ser enólogo en la vida?

- Así es, efectivamente. ¡Enólogos de Cristo!

Fr Isidro Rubio, OP



Y comenzó a trabajar

5/8/2017 Sesión del Capítulo Provincial

Fueron cinco campanadas. La última, quizás un poco más vibrante, las que se oyeron en el recinto capitular. Las cinco nos dijeron que la cosa estaba casi hecha.

- ¿Casi hecha o hecha del todo?

El interlocutor no se atrevió a preguntar más porque sabía que a esa pregunta le correspondía una respuesta que hasta el presente nadie podía contestar. Todo dependía de la confirmación, aprobación y por supuesto de la aceptación del propio candidato. Por eso se calló y dejó que la tarde siguiera su curso normal.

Y la normalidad la puso el cansancio.

- ¿Y no será más bien la monotonía?

Las dos cosas, porque todo lo que ahora se analizaba eran normas, directrices, cosas de siempre. Se trataba de actualizar el devenir de unas vidas con principios y matices que cambiar…

- ¿Pero es que se pueden cambiar las cosas de Dios? – Y el locutor anónimo quiso poner “una pica en Flandes”.

- No precisamente las cosas de Dios, amigo, sino las cosas de la Orden, de la Provincia; las cosas de Dios están ahí, inmutables, eternas, hablándonos de servicios compartidos, entregas anónimas, de profetismos dispares… Las cosas de los hombres cambian.

Por ahí fueron las palabras de P. Juan José Veneros en la homilía de la Misa, que como todos los días se celebró en la capilla del convento a la misma hora de siempre…

Siempre a la misma hora,

como la boca que dice siempre

lo mismo, aunque eso mismo

nadie lo oiga.

Los versos cayeron lánguidos, mortecinos y sin mucho sentido. Los versos dieron paso a una noticia recientemente confirmada:

- La elección había sido confirmada por la Curia General de Roma.

Y en la sala hubo aplausos. Y agradecimientos. Y promesas. Y entusiasmo… El elegido había sido el P. Bonifacio García Solís.

- Pero ese candidato ya ha sido otras veces Provincial – y el interlocutor intentó abrir los caminos del recuerdo, pero se encontró con que todos lo sabían y a nadie le importaba.

Los aplausos que sonaron se mezclaron, en la lejanía, con las campanadas de ayer. Y nadie dijo nada más. Sólo el sujeto elegido se emocionó primero y se calmó después. Dio las gracias a todos y comenzó a trabajar…

Fr Isidro Rubio, OP



Fr. Bonifacio García y Solís elegido Prior Provincial

5/8/2017 Fr. Bonifacio García y Solís ha sido elegido nuevo Prior Provincial

Ayer viernes, los capitulares reunidos en el Convento de Santo Tomás de Ávila eligieron como Prior Provincial de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario a fray Bonifacio García y Solís, quien desempeñará su servicio durante los próximos cuatro años. El Maestro de la Orden ha confirmado hoy mismo esta elección.

Fr. Bonifacio tomará posesión de su cargo el próximo martes, 8 de agosto, fiesta de Santo Domingo de Guzmán y presidirá el Capítulo que continuará tratando temas de formación, de nuevas presencias y de identidad provincial.

Bonifacio García y Solís, hijo de José Cruz y Rosaura, nació el 19 de junio de 1945 en Santibáñez de Murias, Asturias.

Hizo los estudios de primaria en su pueblo natal y el bachillerato en el colegio de Ntra. Sra. del Rosario, Arcas Reales, Valladolid donde se graduó en 1962 pasando al noviciado en el convento de Santo Domingo, Ocaña, Toledo.

Habiendo profesado el 15 de agosto de 1963 pasó a estudiar filosofía en el Instituto de San Pedro Mártir, Madrid, donde obtuvo la licencia en filosofía en junio de 1967.

A continuación, comenzó los cursos de teología en el Instituto Santo Tomás, Ávila, en 1967, pasando nuevamente al Instituto San Pedro Mártir de Madrid en 1968, donde obtuvo la licencia en teología el día 23 de septiembre de 1971,

Ordenado sacerdote el 27 de junio de 1971, fue enviado ese mismo año a Roma donde se matriculó en los cursos del doctorado en teología, especialidad moral, en la Academia Alfonsiana agregada a la Universidad del Laterano, donde obtuvo el doctorado en teología con especialidad moral en abril de 1974.

Tras unos meses en Inglaterra aprendiendo inglés, fue asignado a la Universidad de Santo Tomás de Manila en 1975, donde comenzó a enseñar teología moral en la facultad de teología y filosofía. Durante estos años enseñó también en el colegio de enfermería, comercio y escuela de graduados y obtuvo, además, el Master of Arts (Major in Philosophy).

En la Universidad de Santo Tomás, Manila, asumió diversas responsabilidades: capellán del hospital de la Universidad 1975-1976. Vice-Rector del UST Seminario Central 1976-1979; Secretario de las Facultades Eclesiásticas 1977-83; Asistente del Decano del Instituto de Religión 1982-85; Prior de la comunidad de Padres Dominicos en la Universidad 1980-1986; Prior Regional en el Vicariato de la Provincia en Filipinas 1986-1994.

En el capítulo provincial de 1993 fue nombrado Socio del Prior Provincial trasladando su residencia a Hong Kong. En el capítulo provincial de 1997 fue elegido Prior Provincial y sucesivamente en los capítulos provinciales de 2001 y 2005. Concluido su tercer cuatrienio como Provincial fue nombrado Maestro de Novicios 2009-2013. En el capítulo provincial de 2013 le asignaron la responsabilidad de administrador provincial.

Desde la ordenación sacerdotal, a lo largo de su vida apostólica, ha simultaneado la pastoral, con la enseñanza, la formación y el gobierno, mostrando una serie de actitudes que le definen como un religioso dinámico, con gran capacidad de trabajo y creatividad, generoso, con grandes dotes de acogida y disponibilidad.



Cuando no hay campaña electoral

4/8/2017 Trabajo en grupos durante el Capítulo Provincial

- Cuando no hay campaña electoral qué difícil es votar…

- ¿Y eso por qué? – y el interlocutor anónimo se extrañaba y se asombraba acostumbrado como estaba a tantas y tantas votaciones a las que había asistido en su vida.

Las razones hubo que dárselas después cuando la mañana había desplegado ya todo su encanto de color y calor. A las nueve y media concretamente.

Antes los capitulares habían desayunado. Y antes habían rezado en la pequeña y angosta capilla del convento pidiéndole al Espíritu Santo, en la festividad del Cura de Ars, por el éxito de la elección.

- ¿También una elección de esa clase se considera un éxito? – y en la pregunta de aquel hombre se escondía mucha ignorancia y bastante malicia.

Ignorancia porque no había asistido nunca a una votación de esa clase y malicia porque para él votar era sinónimo de ganar, dominar y mandar. Seguramente nunca había oído aquello de que “mandar es servir”.

Y digo seguramente porque aquella mañana y en la capilla del convento pidieron todos aquellos capitulares que el Espíritu de Dios les dictará quién de todos ellos era el más capaz de dirigir los destinos de la parcela que Dios les había encomendado.

La oración, la misa fue sencilla, presidida por tres de los frailes venidos de Venezuela.

- “Nadie es profeta en su tierra”…

Y las palabras de Cristo cayeron como losas inmensas aplastando sus vidas y sus quehaceres en los lugares donde estaban.

- ¿Entonces?

Pero el eco de aquella sentencia se destiño de inmediato y con ella también la pregunta dando paso a otros amaneceres más activos, dinámicos y nuevos que empezaron y no terminaron hasta dos horas después.

Se habló y se comentó. Se sentenció y se preguntó. Todo intentando buscar perfiles del nuevo candidato a Prior Provincial. Perfiles y cualidades. Cualidades y aptitudes. Ilusiones y ganas. Ganas y programas…

- ¿Pero hay alguien en la vida actual que tenga esas cualidades? ¿No pasa todo tan rápido que lo de hoy no vale para mañana y lo de mañana pertenece a lo incierto? – Y el interlocutor anónimo dejó en el aire muchas incertidumbres y no pocas dudas.

Claro que el interlocutor anónimo no era de los nuestros y no pertenecía a la asamblea; por eso sus dudas, como tantas y tantas cosas que no entendemos y que no nos interesa se las suele llevar el viento y el olvido…

Por la tarde continuaron los grupos de trabajo y estudio gestando normas y leyes de cara a la publicación de las Actas del Capítulo.

Fr Isidro Rubio, OP



¿Historia o intrahistoria?

3/8/2017 Renovación de promesas simples en Macao

No es fácil dominar la historia y mucho menos la intrahistoria. La primera porque se adentra en el pasado y la intrahistoria porque suele actuar auscultando el interior de las personas con todo lo que tienen de personal, individual y complejo.

Las dos se estudiaron, a grandes rasgos esta mañana en este Capítulo, aunque como es natural con muchos matices fraccionados, localistas y gregarios. Fueron unas historias y unas vivencias que nosotros ahora llamamos “vocacionales y misioneras“.

Lo curioso es que las analizamos desde un prisma sapiencial, como nos lo recordó el P. Mariano González en la misa de la mañana y nos invito a ponerlas en práctica.

Y así fue y así lo hizo más tarde el P. José Parra, Vicario de España, quien cimento y analizo la vida de los 82 frailes que componen su Vicariato en lo que él llamó “fragilidad institucional”. Un algo – un movimiento existencial – que nos suele hacer débiles ante la vida cuando llega la vejez. Pero que según dijo en España lo superamos con fraternidad, compañerismo y acogida.

Después hablo el P. Kleyver García. Habló de Venezuela: de sus 34 frailes, de los que superan los 80 años trabajando como cuando tenían 25, de la situación agónica del país, de la economía insuficiente, de los proyectos de futuro…

A continuación, tomo la palabra el P. Jesús Prol quien desglosó lo que le queda en la actualidad a la Provincia en Filipinas, es decir, dos comunidades con una buena acogida a los pre-novicios que llegan de China, de sus proyectos sociales en conjunto con la familia dominicana y de una pastoral vida y activa…

El último que habló fue el Vicario de Japón, el P. Mariano González que se caracterizo por su realismo – muy cercano al surrealismo de los años 50 – y lo digo por lo que dijo, presentó y contó. Japón es mucho Japón. Japón es una de las fronteras de las grandes religiones… ¿o estará en otra frontera?

Las cuatro fueron unas exposiciones sinceras, realistas y con muchos interrogantes que despejar. Algunas fueron despejadas por los mismos expositores dando soluciones y abriendo puertas. Algunas son puertas nuevas que necesitan aclaración y esclarecimiento. Naturalmente para eso está el futuro, la vida y este Capítulo. Claro que antes hay que despejar la incógnita de si lo que se nos conto hoy pertenece a la historia o a la intrahistoria. Es decir, a las estructuras o a las personas. Esta es la cuestión. Alguno diría – y lo dijo – “todo se arregla con más oración”. Y yo digo: “¿Dios no actúa también a través de las causas segundas?”

La tarde fue dedicada a trabajar por comisiones: Identidad y predicación, Comunidad y Gobierno, Formación, Estudio, nuevas Fundaciones, Economía, revisión de Estatutos.

Fr Isidro Rubio, OP



Empujando el mismo barco por los mares de la internacionalidad y de la interculturalidad

2/8/2017 Misa de apertura del Capítulo

Casi sin darnos cuenta y congelando intencionadamente el tiempo iniciamos en este segundo día del Capítulo un hecho, que, para la gran mayoría de nosotros, tuvo unos tintes de novedad y de sabor a otros tiempos.

El hecho tuvo lugar en la antigua Sala Capitular del convento de Santo Tomás de Ávila y el acontecimiento era la apertura solemne del Capítulo Provincial de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario.

Ni el lugar, ni el hecho suelen ser habituales todos los días del año. Aquél porque no puede usar corrientemente este lugar y porque se celebra cada cuatro años. Sin embargo, fue allí donde tuvimos la Misa de apertura del Capítulo y donde el P. Jesús Prol predicó admirable y entrañablemente el sermo ad fratres.

Más tarde y ya en la sala de reuniones el P. Javier González, Vicario de Provincia, distribuyó los diferentes cargos como secretarios, moderadores, liturgistas, etc., etc., y se revisaron las credenciales de todos los asistentes al presente Capítulo con el fin de autentificar y dinamizar las reuniones de estos días.

A continuación, hizo una exposición clara y sucinta sobre su gestión en su provincialato, distribuyéndola en varios apartados, a cuál más elocuentes y esclarecedores. Sus palabras se caracterizaron por ser realistas, esperanzadoras y optimistas, sin orillar los retos a los que se presenta en estos momentos la Provincia del Rosario, tales como la formación de los numerosos candidatos que llegan a la Orden y su ubicación y distribución, la interculturalidad de los mismos y la acogida que se les da.

No orilló otros retos como la misión y los nuevos ministerios en otros países que se han abierto últimamente hasta llegar en estos momentos a estar presentes en 12 naciones.

Las palabras del P. Javier explicaron y aclararon, interrogaron y cuestionaron, pero sobre todo dieron una visión completa de nuestra presencia en el mundo que se caracteriza precisamente por su crecimiento, su desarrollo y la efusión del espíritu. Lo cual nos lleva remar en la misma dirección y a empujar el mismo barco por los mares de la internacionalidad y de la interculturalidad dominicana.

Por la tarde se tuvo el informe económico de la Provincia a cargo del P. Bonifacio García Solís, el síndico. Hizo hincapié en los ingresos y gastos, que giran fundamentalmente a la formación de los frailes jóvenes actuales.

También hizo notar la importancia del trabajo de todos nosotros al reseñar los activos con los que cuenta la Provincia y la pérdida de muchos de ellos por la baja de ingresos de los frailes y de otras razones.

Finalmente, y al término del día se organizaron las horas de trabajo y las comisiones capitulares de los próximos días.

Fr Isidro Rubio, OP



Sermo ad Frates

2/8/2017 Sermo ad Frates

Comenzamos el Capítulo invocando al Espíritu Santo para que nos guie en nuestro trabajo. Parafraseando la primera lectura de la Eucaristía, podríamos decir que en estos días somos para la Provincia lo que Moisés fue para los Israelitas. De mismo modo que el encuentro de Moisés con Yahvé le transformó, los hermanos de la Provincia esperan que nuestra labor capitular esté llena de esperanza y presente a la Provincia rejuvenecida y con ilusión para afrontar el momento presente que nos toca vivir, esperanzador y desafiante al mismo tiempo. Si no sabemos responder a las aspiraciones de las nuevas generaciones que llegan a la Provincia, el juicio será severo.

Comenzamos el Capítulo invocando al Espíritu Santo para que nos guie en nuestro trabajo. Parafraseando la primera lectura de la Eucaristía, podríamos decir que en estos días somos para la Provincia lo que Moisés fue para los Israelitas. De mismo modo que el encuentro de Moisés con Yahvé le transformó, los hermanos de la Provincia esperan que nuestra labor capitular esté llena de esperanza y presente a la Provincia rejuvenecida y con ilusión para afrontar el momento presente que nos toca vivir, esperanzador y desafiante al mismo tiempo. Si no sabemos responder a las aspiraciones de las nuevas generaciones que llegan a la Provincia, el juicio será severo.

La intrepidez y audacia de los hermanos que nos precedieron, muchos de los cuales no rehusaron dar la vida por la fe, se ha de traducir por nuestra parte en coraje y valentía para afrontar los nuevos retos y compromisos para refundar la Provincia, como nos dice Fray Bruno Cadoré, OP. Él mismo señala cuáles son los más trascendentales: la internacionalidad y la inculturación. Asumidas éstas nos llevarán irreversiblemente a reformular nuestra identidad provincial y, como consecuencia, establecer criterios claros para la formación de los nuevos candidatos.

Sí, la internacionalidad e inculturación que presenta la Provincia nos pide rehacer o repensar nuestra misión dominicana en el nuevo contexto histórico. Esto requiere asumir el pasado e incorporar el presente. Fray Bruno lo denomina refundación. Él dice: ¨Refundar la singular herencia de la Provincia con la audacia de lo improbable; con fe firme sabiendo que lo improbable es posible con la gracia de Dios.¨ De algún modo esto significa un morir que nos llevará a un nuevo y esperanzador nacimiento. Se necesita coraje para tomar decisiones y asumir responsabilidades. Hay que afrontar riesgos y aceptar sacrificios para ser fiel al carisma de la Provincia.

P. Jesús Prol, Ávila.



Llegada a Ávila y bienvenida

1/8/2017 Rezando el Rosario

El 31 de julio de 2017 por la tarde, la mayor parte de los Capitulares del Capítulo Provincial llegaron al Monasterio de Santo Tomás, Ávila. En la cena, fr Javier dio la bienvenida a los frailes y anunció la programación para el día siguiente, 1 de agosto, un día de oración y de reflexión. Aparte de los hermanos que residen en la enfermería, la comunidad de Santo Tomas está invitada a unirse a los Capitulares para la comida de mediodía y cena en el refectorio grande todos los días mientras dure el Capítulo.

Comenzamos el día con el rezo del Rosario y la oración de los Laudes en la capilla de la residencia a las 8:30. Después de la oración, el desayuno.

A las 9:30, los hermanos se reunieron en el Aula Magna para la charla de Fr Jesús Díaz Sariego, O.P., Prior Provincial de la Provincia de Hispania. Fr Javier le dio la bienvenida y Fr José Parra, Vicario Provincial en España, lo introdujo a la asamblea.

“Enviados a predicar el Evangelio de la gracia y de la misericordia”

El tema de la charla estaba relacionado con el Prólogo de las Actos del Capítulo General de Bolonia, el tema del Jubileo dominicano 800: "Enviados a predicar el Evangelio" Fr Jesús dividió la charla en dos partes: 1. la identidad del predicador y sus recursos; y 2. la Predicación Dominicana y la misión (o “vida y misión”).

La primera parte se centró en nuestro compromiso con la misión como dominicos, la conciencia de ser enviados a predicar el evangelio en toda circunstancia, los retos y dificultades en la misión y en la predicación, etc. Fr Jesús Díaz recomendó la lectura de los documentos de los últimos tres Capítulos Generales (Roma 2010, Trogir 2013 y Bolonia 2016) como una unidad. Se organizaron de tal manera que, en su conjunto, nos ayudan a todos los dominicos en la renovación y reestructuración de la Orden. Son buen material para reflexión. Aparte de estos documentos, también tenemos las cartas del Maestro de la Orden escritas a petición de los Capítulos Generales, que tienen valor magisterial para los frailes. (Por ejemplo, en 2012, el Capítulo General encargó al Maestro a escribir primero sobre la Liturgia; luego, Mendicidad y Solidaridad, proyecto comunitario y la misión.) Otros dos documentos importantes son los recién aprobados RFG y RSG.

En la larga historia de la Orden, muchas cosas han cambiado, pero lo que queda es la centralidad de la Palabra de Dios en la vida de los frailes. Debemos volver constantemente a la Palabra de Dios para encontrar nuestra identidad. No es suficiente introducir la Lectio Divina en el noviciado, sino un amor ardiente hacia el Evangelio. Debemos desarrollar lo que Fr Timothy llamó “amistad con Dios” por medio del Evangelio. En la búsqueda de y vivir nuestra identidad, también debemos aprender a reconocer a los otros; atesorar el valor de los consejos evangélicos; conversar con el mundo; con la nueva itinerancia. Cuando sea necesario, tenemos que ser valientes para decir adiós a nuestras presencias, a nuestro ministerio, a nuestro establecimiento, estilos de vida, nuestras formas de trabajo y algunos enlaces que hemos desarrollado...

Otra forma de hablar de identidad es teniendo en cuenta dos elementos: memoria y promesa. El elemento permanente en nuestra historia es memoria. Sin embargo, tenemos que ajustar nuestro pasado con la incorporación de nuevos elementos: es la promesa. Debemos tener una actitud para reconocer qué se ha hecho en el pasado y qué esperamos poder hacer en el futuro. En la Provincia de nuestra Señora del Rosario, una buena cosa que hizo en el pasado fue el establecer conexiones a través del diálogo con las culturas y tradiciones que estaban muy lejos del Evangelio. Tenéis un gran patrimonio de los hermanos del pasado.

Charla de fr Jesús Díaz Sariego

En la segunda parte abordó la comunidad Dominicana y la predicación ("vida y misión”). Cada comunidad humana debería establecer un equilibrio entre sus debilidades y fortalezas. Estamos en busca de un nuevo estilo de vida, que tenga algo que ver con nuestra misión profética y la sabiduría; el encuentro de las culturas; la mística de la compasión; el valor de la soledad acompañada...

Los predicadores han de ser capaces de la sabiduría profética. Nuestro estilo de vida tiene que estar relacionado con la sabiduría. La Sabiduría podría ser el nuevo lenguaje de Dios. Este servicio profético tiene su lugar en la iglesia. Muchas razones se dan en respuesta a la pregunta por qué las personas abandonan las prácticas religiosas. Pero las más importantes, que son a menudo ignoradas, son razones religiosas: la falta de experiencia de Dios, falta de sabiduría, falta de luz. La sabiduría tiene que ver con la dimensión profética de la pobreza, castidad y obediencia como una forma de vida.

La comunidad dominicana está al servicio de la predicación. La vida en comunidad es importante porque tiene tres funciones básicas, a saber, (1) garantiza la permanencia de la predicación, (2) sostiene al predicador en su ministerio (cuando está cansado, cuando tiene crisis, el predicador necesita la comunidad, el apoyo de sus hermanos), y (3) apoya al ministerio de la palabra, testimonio de vida. ¿Cómo llevar a cabo estas tres dimensiones en la vida y misión de la Provincia de Ntra. Sra. del Rosario? Escuchando, colaborando en humildad y siendo comprensivos. Otro elemento importante es la deliberación de la comunidad, un requisito de nuestra misión.

Fr Jesús Díaz terminó su charla diciendo que el estudio en el orden es esencial, pero está en un momento muy bajo. Podemos tener muchas razones para no hacerlo, pero tenemos que estudiar, es una responsabilidad moral. Estudiamos para predicar, para ser fieles a nuestra vocación de predicadores.

Al final, Fr Javier agradeció a Fr Jesús Díaz su presencia, su participación y su haber aceptado la invitación para hablar a los miembros del Capítulo. A 13:00 tuvimos una Misa concelebrada en la iglesia con los fieles, presidida por Fr Jesús Sariego.

Sesión pre-Capitular de la tarde

A las 4:30 de la tarde todos los Capitulares se reunieron en el Aula Magna para una sesión pre-capitular. Comenzó con una auto presentación de cada hermano en la asamblea. Después, los cuatro Vicarios Provinciales de España, Filipinas, Venezuela y Japón fueron invitados por Fr Javier a subir a la mesa presidencia para compartir sus puntos de vista sobre la identidad de la Provincia. De hecho, el objetivo de la sesión de tarde fue tener un diálogo abierto para discutir o revisar algunos temas, como las prioridades de la Provincia, las fortalezas y debilidades de la Provincia y de nuestras misiones, los desafíos y la identidad renovada.

La reunión terminó a las 6:15 pm. Se concluyó el día de oración y reflexión con el rezo de Vísperas y el canto de la Salve Regina y el O spem miram a las 8:30 pm.

Fr Isidro Rubio, OP



Se inicia el Capítulo Provincial en Ávila

1/8/2017 Inicio del Capítulo

Con fecha 1 de agosto comenzaba el Capítulo Provincial de la Provincia Ntra. Sra. del Rosario. Un total de 35 miembros capitulares procedentes de distintos lugares donde se halla presente esta provincia: España, Venezuela, Corea del Sur, Hong Kong, Macao, Filipinas, Japón, Taiwán, Timor Leste, Birmania, Singapur y Roma, se encuentran reunidos en el convento de Sto. Tomás de Ávila.

Durante 20 días el capítulo provincial abordará los grandes retos y prioridades que en estos momentos tiene planteada una provincia que está presente en países muy distintos. El reto más importante es el de la formación: en estos momentos son 101 los religiosos y postulantes que se encuentran en periodo de formación. La internacionalidad y las diversas culturas de los países de procedencia generan no pocas dificultades a la hora de ubicar los centros y lugares de formación, la obtención de los permisos y visados internacionales, el aprendizaje de una lengua común, la preparación de formadores, la financiación de los costes que todo ello implica… 

Otro reto no menos importante que los capitulares tendrán que tratar es el del establecimiento de la Orden en las nuevas fundaciones emergentes: Birmania y Timor Leste.

La reformulación de la identidad de la Provincia, así como la reestructuración de los vicariatos y misiones a la luz de los últimos capítulos generales de la Orden será también objeto de estudio.

El capítulo comenzó con un día de retiro y reflexión dirigidos por fr. Jesús Díaz Sariego, Prior Provincial de la Provincia de Hispania.  

El día 4 de agosto tendrá lugar la elección del Prior Provincial quien, tras la aprobación por la Curia General en Roma, presidirá el desarrollo del capítulo.